SALADINO VOLVIÓ A SER CAMPEÓN DEL TC NEUQUINO

Pasaron 17 años. No corre más con el Torino y también falta el gran Nino. Pero el festejo fue dedicado a él, como en el 2001. El neuquino Pablo Saladino (Dodge) se coronó campeón del TC Neuquino, en la última fecha disputada en el autódromo Parque de General Roca, y que contó con la fiscalización de la Federación Neuquina de Automovilismo.

Desde que arrancó la temporada, se sabía que el rival a vencer era el experimentado Saladino. Es que en la previa fue a La Pampa y compró un auto de nueva generación para pelear de entrada por el título. De esta manera ganando al menos una final en las primeras 5 fechas, trepó a la punta del campeonato y sólo una catástrofe lo podía dejar sin nada en el cierre.
Con chances de pelearle el 1 llegaron cuatro a la última fecha, pero de entrada se cayó de la pelea Juan Manuel Trasarti (Falcon) y poco después Dante Echavarri (Falcon), por lo que casi fue un mano a mano entre el neuquino y Andrés Tomini (Falcon).
En la primera final, el centenariense hizo lo que debía hacer, ganó y descontó puntos como para quedar con chances para la segunda final.
Detrás de Tomini en la primera carrera quedó Trasarti y tercero Saladino. Con 40 unidades en juego para la segunda final, Saladino y Tomini estaban separados por 24,5.
Adelante largaba Echavarri junto con Saladino. En la segunda fila, Trasarti y Tomini. De entrada la carrera sufrió un golpe, el centenariense se tiró por afuera en la curva uno, el cipoleño lo arrastró hasta el límite de la pista y el toque fue inevitable, con Trasarti muy retrasado.

Luego el que abandonó fue Echavarri y todo parecía que se definiría entre Saladino y Tomini en pista, sin embargo el líder del campeonato empezó a sufrir un problema en su motor que lo llevó a perder rendimiento.
La alegría del triunfo a Tomini le duró muy poco, porque también quedó afuera. Y el que heredó la punta fue Jair Belloso (Falcon).
Con apenas 6 autos en pista, a Saladino le alcanzaba con terminar para asegurarse la corona. La experiencia de Saladino fue determinante para analizar esto e ir relegando posiciones, con un ritmo de vuelta muy lento, hasta llegar con lo justo a la bandera a cuadros.

Luego todo fue festejo, apenas terminó la carrera y con el cetro en sus manos, se tiró al pasto y festejó con trompos frente a donde estaba su preparador Cristian Tyskiewiez.Detras de Belloso llegó Trasarti y José Liberatore (Chevy). El festejo de Saladino fue con su mamá en los boxes y con un beso al parabrisas con el nombre de su padre.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.