MATIAS CARBALLO. DESDE URUGUAY A PILCANIYEU, PARA VIVIR LA AVENTURA

Cuando se realice la partida simbólica del Mini Desafío Ruta 23 en San Carlos de Bariloche, la moto que aparezca en la rampa de largada con el número 1 y comience a desandar el camino, será la Kawasaki de Matías Carballo, un uruguayo que llegará a la Patagonia detrás de su pasión por el vértigo y la aventura. El piloto, que es nuevo en este tipo de competencias, dialogó con Escape Libre desde su país, para anticipar lo que espera de su participación en la competencia.
Matías Carballo es uno de los 4000 habitantes que tiene su pequeña ciudad, Florencio Sánchez, ubicado a unos 100 kilómetros de Colonia, en Uruguay. Desde su hogar cuenta que “tuve la suerte de ir a correr el Desafío Norpatagónico y me encantaron los lugares. La gente me trató de manera espectacular y cuando me enteré de esta carrera no dudé en anotarme. A mí me gustan las carreras tipo aventura. Yo la tomo como un desafío pero también como una aventura”
Movido por la pasión, Carballo comenzará a desandar los más de 2000 kilómetros de distancia que hay desde su patria hasta Bariloche, donde se subirá a la rampa de la largada simbólica. “Tengo una moto Kawasaki 450 de Cross, es la más común y la preparo yo. Tuve que hacerle el motor a nuevo y ya la estoy terminando. Me quedan unos días para ponerla a punto, cambiar el tanque, colocar el porta roadbook” señala.
El uruguayo dice, a través del teléfono que “soy nuevo en el tema de las motos. Conozco mucho de Argentina porque viajaba en camiones y en Uruguay corro el campeonato de Enduro, pero en circuitos cortos. En mi país no hay espacios tan grandes como para vivir la aventura como el Mini Desafío”
Carballo no tiene mayores expectativas que largar y llegar, y en el camino, disfrutar de los paisajes patagónicos que lo enamoraron. El hombre, con el 1 en su moto, estará feliz si logra ese objetivo.
(Redacción: Julio Álvarez)

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.