Hace 25 años, el piloto brasileño Ayrton Senna se despistaba en la curva Tamburello cuando se desarrollaba la séptima vuelta del Gran Premio de San Marino, en el Autódromo Enzo e Dino Ferrari de Imola, y fallecía dejando uno de los impactos más fuertes del deporte motor en toda su historia. Ayer, a 25 años, la Fórmula 1 recordó al brasileño y le rindió un homenaje.

El fuerte impacto del choque en aquella curva terminó con la vida del Senna en un fin de semana por demás trágico ya que su compatriota Rubens Barrichello había sufrido un grave accidente el viernes y el austríaco Roland Ratzenberger había muerto el sábado.

En ese momento, además de un mundo totalmente consternado y conmovido, se agigantó una leyenda. Senna fue uno de los pilotos más icónicos del deporte motor mundial y uno de los más queridos en el mundo entero.

Después de su muerte, el gobierno de Brasil decretó tres días de luto y un entierro con honores de Estado, en el que más de un millón de personas participaron en su traslado al cementerio.

Hasta ese fatídico día, Senna había participado en 11 temporadas de Fórmula 1, con 161 carreras disputadas, en las cuales consiguió 41 victorias, 65 pole positions, 80 podios y casi 3.000 vueltas liderando carreras (2982).

(De la redacción de DOBLE AMARILLA)

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.