ARIEL BRAVO VUELVE AL SAFARI REGIONAL:“JAMAS DEJO EL VOLANTE”

Hablar de la dupla Bravo – Bravo en el Safari Regional, es referirse inmediatamente a Catriel y a ese grupo familiar que respira automovilismo y que ha escrito páginas notables en las competencias a campo traviesa.
Ariel, el padre de una familia safarista, es veterano de mil carreras y con mil anécdotas por contar. Junto a su hijo Jorge serán protagonistas del Mini Desafío de Valle Medio, y se nota en su voz las ganas de ocupar su butaca y comenzar a acelerar.
En diálogo telefónico con Escape Libre, el notable piloto que comenzó en el Safari en 1992, cuenta que ya estan preparando todo para ir a competir a Lamarque, Choele Choel y Belisle. “Me siento en la butaca de siempre. Jamás dejo el volante, porque yo nunca navegue” señala.
Tres recordar que “hace tres años que no corro. La última fue un mini desafío en Choele Choel” Ariel Bravo dice, de manera divertida que “agradecemos al Tole que nos donó la inscripción”- Precisamente, el presidente de Apisa, Nalberto Toledo, presente en el estudio recuerda “nos chocamos varias veces cuando corríamos y siempre todo estuvo bien entre nosotros”.
Bravo asegura que “queremos dar la vuelta y después ver que pasa” y desgrana recuerdos de sus primeros pasos en la categoría.
“Empecé en el Safari en 1992, Corrí dos carreras con un Plymouth 1940 (que está guardado pero algún día pienso restaurarlo).

Después con una estanciera recortada y luego una Ford F100”
Los Bravo – Bravo otra vez estarán compitiendo en el Safari regional, con la mismas ganas de siempre y el brillo de una historia que los acompaña en cada triunfo y en cada participación.

(Redacción central)

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.